¿Qué me tatúo?

A los 17 (allá, por el año 1989) fue que pensé por primera vez en tatuarme. Ya se veían algunos tatoo por ciertos bares y recitales en Buenos Aires; estaba llegando de a poco la moda que explotaría en los 90. Yo siempre fui afecto a registrar ideas en papelitos; hace un tiempo encontré una lista con opciones para marcarme en la piel, escrita en una hoja cuadriculada a comienzos de los 90:

-El dibujo de Rocambole del tipo con las cadenas, del disco “Octubre”.
-La tapa del disco “Fiebre”, de Sumo.
-Un taladro (homenaje a Banfield)
-Un escudo de Banfield (homenaje más explícito a Banfield)
-El Che Guevara
-La cara de Camilo Cienfuegos
-Algo relativo a Maradona

(Si me hubiera tatuado la imagen de la tapa de “Fiebre”, ahora muchos me dirían por la calle: “Aguante Los Piojos!”). Más adelante, se sumaron a las intenciones Johan Sebastian Bach, “Nirvana”, el Corto Maltés, George Harrison y, en su momento, la cara de Garrafa Sánchez –con un “Gracias”. El tiempo pasó y no me decidí nunca. Hasta los 20, aproximadamente, duró mi militancia trostkista, y sin duda eso no ayudó a que me decidiera. Con el Che, quizás zafaba, pero la imagen del taladro, Maradona, Bach e incluso la cara de Cienfuegos me condenaban a recibir reproches y condenas ideológicas de parte de mis compañeros de militacia y, más que nada, de los superiores del movimiento. Ni que hablar del rechazo que hubiera generado la tapa del disco de Sumo: Luca Prodan cantaba en inglés, era alcohólico, drogadicto, pelado, usaba lentes oscuros (¿vieron que los militantes de izquierda no usan lentes oscuros?) y casi todo le chupaba un huevo.

Una vez superada esa etapa de militancia, pasando los 20, empecé a perder los fanatismos y ya me costaba justificar la acción de tatuarme. Quizás, por ejemplo, me podía tatuar a los Redondos porque me seguían pareciendo una gran banda y tuvieron un importante significado en mi vida musical, pero la verdad es que por ese entonces escuchaba más a Charly, Seru Giran, Las pelotas y Divididos. El tema es que no me daba para tatuarme, por ejemplo, a Seru… No creo que nadie tenga un tatoo de Seru Giran. El tema es que pasada la adolescencia, ya me gustaban muchas más cosas pero con menos intensidad. Mi carpeta del secundario tenía cientos de imágenes pegadas, era “la lista exhibible de lo que me gusta y de lo que apoyo”, pero con el tiempo se fue reduciendo, puliendo, abriendo. Esa lista, presente en todo adolescente, llega un momento en que que se torna innecesaria en su exhibición porque, de alguna manera, ya no hace falta reafirmar tanto los gustos y pertenencias, la mayor parte está hecha carne, digamos, ya somos más claramente el resultado de todos nuestros gustos. (Quizás se me pueda discutir al respecto, atentos a los perfiles de Facebook, que también funcionan como aquella lista, pero bueno…).

En la actualidad, nos toca ver a las generaciones que se tatuaron en su juventud exponiendo sus marcas que llevan incluso más de 20 años en el cuerpo. Y, claro, el tiempo, además de veloz, es jodido. Hay caras deformadas, óvalos que ayer fueron círculos, lagartijas que se no sabe cómo podrían caminar con esas patas trastocadas, cruces con sus maderos serpenteantes. Y ni qué hablar de las cicatrices sobre los nombres y dibujos borrados… El cuerpo es un papel medio traicionero.

Quizás aquellos que dudamos tanto en nuestra juventud, ahora que somos más módicos, pensantes y concretos, podamos tatuarnos con más acierto y prudencia. Ideas: Piazzolla, Walter Malossetti, Santaolalla, Pappo con alitas de ángel. O la frase “Una medida de vino por día es propicia para el buen funcionamiento del sistema circulatorio”.

Armando Doria

Anuncios

Un comentario en “¿Qué me tatúo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s